Sabemos que son momentos difíciles para todos, llevamos desde el 14 de marzo de 2020 de confinamiento por la crisis provocada por el Covid19 y desde el primer momento, tras superar las dudas si podíamos abrir o no, en qué condiciones había que hacerlo, cómo debíamos trabajar y un sinfín de dudas más arrancábamos nuestros fogones el 17 de marzo. No tardábamos ni una semana en darnos cuenta que la situación era realmente preocupante. Nuestros clientes eran personas jubiladas que viven solas y no pueden cocinar, médicos militares (estamos frente a gobierno militar) que venían de guardia y no tenían dónde comprar comida ni cocinar. A raíz de esto pensamos en toda a gente sin recursos de dónde iban a comer. Ya no había bares o restaurantes que les dieran algo de lo que había «sobrado» ese día, no podían ni estar en la calle (y no hablamos sólo de los sintecho).

Bolsas entregadas en el Hospital Clínico de Valencia

Por nuestra parte hicimos un llamamiento en Redes Sociales del que se hizo eco nuestra amiga Silvia Soria en su programa El Forcat De SIlvia en cvRadio para solicitar ayuda de compañeros cocineros y hosteleros, así como proveedores para poder cocinar para todas las personas de la ciudad que pudieran necesitarlo, lamentablemente no obtuvimos respuesta, entendemos que los primeros días estaban cargados de miedo y desconcierto. Por suerte llegó la fundación del cocinero José Andrés, la World Central Kitchen, bajo la que muchos profesionales decidieron dar el paso de ayudar y colaborar, se están elaborando unos 1500 menús diarios, pero aún no era suficiente. Estos menús se reciben por parte de los usuarios un día sí y un día no, lo cual significa que el alcance a unas 3000 personas sólo les cubre el 50% de sus comidas (no hablamos ya ni de cenas ni de desayunos), no era suficiente y seguimos pensando cómo podíamos ayudar. Cada día las raciones que no se vendían las entregábamos en el Hospital Clínico de Valencia para que nuestros sanitarios pudieran alimentarse de algo más que comida de una máquina de autoservicio.

Primera sede de World Central Kitchen de Jose Andrés en Valencia

Corría el 12 de abril cuando un personaje contactaba con nosotros ofreciéndonos todos los recursos , tanto humanos como de materia prima, que necesitáramos.No lo pensamos ni un segundo y empezamos a contactar con todo aquel que supiéramos que podía conocer gente necesitada, no tardaron en llegar las solicitudes, desde la Asociación Amigos de la Calle nos pedían diversas raciones para gente necesitada, coordinados con varias asistentes sociales de los barrios nos poníamos a recoger las solicitudes y Jaime de la Asociación nos hacía llegar la necesidad de unos 300 menús día sí día no. El martes 14 de abril empezábamos el proyecto, por lo que ese fin de semana empezamos a movernos para conseguir material. .El susodicho personaje nos sorprendía el día 14 por la tarde con que había conseguido 10 kg de arroz y 50 panes que teníamos que recoger en El Palmar, obviamente no tenemos la capacidad de duplicar el arroz y el pan, por lo que volvimos a contactar para poder ofrecer lo que, desde nuestra humilde empresa, podríamos aportar, no podíamos permitir que este contratiempo arruinara todo el proyecto.

El mismo día 15 hacíamos la primera entrega de 30 menús. La mujer de JuanRa, Inma,cocinaba en casa una coca de llanda para la merienda de los más pequeños y por la mañana del 15 JuanRa, junto con Marta e Inma cocinaban  esos 30 menús compuestos por un primero, un segundo y pan. No han pasado ni 15 días y ya estamos preparando 45 menús diarios, desde aquí queremos agradecer a todos los proveedores que están colaborado en este proyecto de #ValenciaSolidaria aportando lo que buenamente pueden. Queremos hacer especial hincapié en que todos ellos son pequeñas empresas, muchas de ellas micropymes con uno o dos trabajadores que lo están aportando todo a cambio de una sonrisa. Nosotros estamos conociendo a los destinatarios, en las entregas de comida y algunos de ellos, como Carlos o Zara, están viniendo a echarnos una mano a cocinar y podemos asegurar que las historias son estremecedoras. No sabemos cuanto tiempo podremos estar haciendo esto, pues nuestra empresa debe de recuperarse y volver a pleno rendimiento, lo que sí sabemos es que mientras podamos seguiremos haciéndolo, una sonrisa bien vale el esfuerzo. 

GRACIAS A

LEVADURAS VALENCIANAS (donación de pan precocido)

CARNICERÍA PALANCA (donación de carne de ternera)

SUMINISTROS DESEVAL (donación de envases desechables)

COLONIALES EL SOL (donación de productos perecederos)

FRUTAS MASSANASA (Donación de pasta alimentaria)

ALBUFERA FOODS (donación de arroz DO Valencia)

UNIPRO UNIFORMES (donación de mascarillas)

POLLOS PLANES (donación de carne de pollo)